ENTORNOS PERSONALES DE APRENDIZAJE (Personal Learning Environment. PLE)



Muchos investigadores coinciden al apuntar que las personas poseen diferentes estilos de aprendizaje. De esta forma los estudiantes actúan de diferente forma ante los estímulos de aprendizaje. Este hecho también tiene gran importancia a la hora de definir la metodología de un proceso de enseñanza-aprendizaje que permita acomodar los métodos de enseñanza a los estilos preferidos de los estudiantes y conseguir con ello una mayor satisfacción de éstos y también una mejora en los resultados académicos.

Haciendo un resumen de las diferentes propuestas de estilos de aprendizaje, podemos organizar los mismos según la siguiente taxonomía:
  • Según las formas preferidas de los estudiantes de percibir la información: estilo visual, estilo verbal-auditivo, estilo táctil.
  • Según las formas preferidas de los estudiantes de procesar la información: estilo reflexivo, estilo activo.
  • Según las formas preferidas de los estudiantes de plantearse el logro de sus objetivos: estilo planificado, estilo espontáneo
  • Según las formas preferidas de los estudiantes de organizarse socialmente: estilo cooperativo, estilo independiente.

Los profesores podemos así ayudar a nuestros alumnos y alumnas desarrollando metodologías que respondan a los diferentes estilos y enseñándoles a mejorar sus estrategias de aprendizaje.

En este sentido, creo que es muy importante el ofrecerles distintos tipos de herramientas para que sean capaces de construir su propio entorno personal de aprendizaje tanto para aprendizajes formales como para informales y asociándolo con una visión que les capacite para el aprendizaje a lo largo de la vida (Life Long Learning).

Los Entornos Personales de Aprendizaje (PLE) se definen como sistemas que ayudan a los aprendices a tomar control y manejar su propio aprendizaje. Esto supone que el sistema debe permitir:
  • Que el aprendiz defina sus propios objetivos de aprendizaje.
  • Que gestione su aprendizaje tanto desde el punto de vista de contenidos como de proceso.
  • Que permita la comunicación con otros en el proceso de aprendizaje.
  • Y que finalmente, ayude a lograr los objetivos de aprendizaje.

En la era de Internet y la Sociedad del Conocimiento un sistema de este tipo puede ser una aplicación de escritorio, o puede estar compuesto de uno o más servicios basados en protocolos y servicios de red como la web, la sindicación de contenidos, las conexiones P2P, la etiquetación de contenidos, las redes sociales, etc. que permiten conectar gran cantidad de recursos con un espacio personal de aprendizaje.

En estos momentos, sistemas como Colloquia o Elgg que permiten diseñar este tipo de entornos, entran en un campo en el que hasta ahora los gestores de contenidos (LMS) como Moodle o WebCT, centrados en el diseño del curso, eran la solución habitual. Quizás para la formación reglada y a niveles no universitarios, el éxito esté en el punto medio.